Skip to main content

Near Field Communication, o lo que es lo mismo: NFC, es una tecnología que nos acompaña desde hace unos años. La usamos diariamente para hacer pagos sin contacto con una tarjeta bancaria, teléfono móvil o smartwatch, pero hoy en día tiene muchas más aplicaciones.

En el sector hotelero, se aplica en pulseras, llaveros o tarjetas, que permiten la identificación de visitantes, controles de acceso, pagos o recogida de datos en el hotel. Se basa en la tecnología NFC de comunicación inalámbrica, una conexión de corto alcance y alta frecuencia.

Sirve para hacer check-in y check-out sin contacto, contratar servicios o alquilar productos, controlar la afluencia a algunas zonas del hotel, acceder a áreas como el gimnasio o el spa… ¿Quiere saber todo lo que pueden hacer las pulseras NFC en su hotel? Pues sigue leyendo.

¿Qué es la tecnología NFC?

NFC responde a las siglas de Near Field Communication. Es una tecnología sin cables que fue creada para ser usada a través de móviles y de otros dispositivos. Aunque, como comentaremos en este post, también se aplica a las pulseras NFC. Es perfecto para comunicaciones instantáneas, for ejemplo identificación de equipos y personas individuales.

EL principal beneficio de esta tecnología es la velocidad en la que funcionan, es casi instantánea y no requiere de sincronización. Por supuesto, el rango de la tecnología NFC es muy corto, alcanzando un máximo de 20 cm. Esto no es un problema porque se utiliza para compartir información in situ. De hecho, las pulseras NFC funcionan acercando el objeto a un punto de control, ya sea un datáfono, una puerta o un dispositivo móvil.

¿Cómo funcionan las pulseras NFC?

Los huéspedes reciben su pulsera NFC al registrarse en el hotel. Esta les permite abrir la puerta de su habitación, acceder a espacios como el gimnasio o la piscina, pagar bebidas o comida o cualquier producto o servicio extra que ofrezca el hotel. De este modo, los clientes no tienen que llevar tarjetas de crédito ni dinero en efectivo mientras están en el hotel. Además, el chip que llevan insertado en la pulsera está perfectamente aislado, por lo que las pulseras NFC resisten perfectamente la humedad, el agua o el sudor.

El funcionamiento de las pulseras NFC es sencillo. Tienen en su interior un chip de radio frecuencia o etiqueta NFC que es grabada con la información que el cliente quiera (datos identificativos, tarjetas de crédito asociadas,…).

Cuando se acerca a un lector, la pulsera transmite una señal de radio de baja potencia que es captada por el lector o terminal de punto de venta. La conexión se realiza en menos de un segundo.

¿Para qué pueden utilizarse las pulseras NFC?

La tecnología NFC se usa en situaciones donde es necesario un intercambio de datos sin necesidad de cables, por ejemplo para identificarte, hacer pagos, acceder a zonas concretas o almacenar datos. Estos son los diferentes usos (de momento) para los que las pulseras NFC pueden usarse:

  • Identificación: acceso a lugares o uso de dispositivos o herramientas donde sea necesaria la identificación simplemente acercando la pulsera NFC a un dispositivo lector. Y no son solo útiles para huéspedes, sino que también lo son para el personal. EL ejemplo más obvio es el de la apertura de puerta de la habitación con la pulsera NFC.
  • Automatización de tareas: las etiquetas NFC son pequeñas pegatinas que podemos colocar el diferentes lugares en el hotel para que cuando pongamos nuestro móvil encima, realicen acciones de forma automática como abrir una puerta, una taquilla, desbloquear el uso de una herramienta…
  • Pago sin contacto: sin duda, es el método de pago del futuro. Una tarjeta bancaria puede asociarse con la pulsera para así automatizar pagos. Esto permite que el gasto por huésped se vea aumentado.
  • Sistema de préstamos: Podrás configurar un catálogo con objetos disponibles para huéspedes, ponerlos a su disposición cuando los requieran y necesiten y tenerlos siempre controlados.
  • Mejora de la experiencia: Minimiza errores de gestión y asegura que los operarios obtengan la información correcta y precisa de los huéspedes. Por ejemplo, alergias o restricciones alimenticias o limitaciones por edad basadas en las necesidades de cada huésped.
  • Recogida de datos: todo lo que hagan sus huéspedes utilizando su pulsera NFC quedará registrado y podrá analizar y utilizar estos datos. Esto puede ser muy útil para reconocer patrones de conducta, ver qué servicios o productos son más demandados… En definitiva, estos datos de la experiencia de nuestros huéspedes son una valiosa información para mejorar continuamente la satisfacción del cliente.

Leave a Reply