¿Te imaginas poder viajar a cualquier ciudad recóndita de nuestro planeta o vivir unas vacaciones paradisíacas en una isla desierta sin la necesidad de desplazarte? ¿O acudir a un gran evento deportivo, realizar visitas por palacios imperiales y, en definitiva, experimentar todo tipo de sensaciones únicas y exclusivas? Pues todo ello podría estar más cerca de lo que imaginamos. El metaverso (ese famoso término que no paramos de leer y escuchar por todas partes) ya está aquí y todo indica que ha llegado para quedarse; al menos durante algún tiempo. Aunque bien es cierto que los expertos todavía estudian las posibles aplicaciones de esta tecnología en los distintos sectores, lo que parece seguro es que el turismo también podría extraer partido de él. 

 

Y es que esta nueva tecnología podría suponer otra posibilidad más, dentro de su plan de transformación digital, para un sector que ha vivido una rápida necesidad de digitalización impulsada por la pandemia, un parón del que todavía se está recuperando. Dado el enorme potencial del metaverso, todos los sectores tratan de aportar su granito de arena a este mundo virtual que es, a día de hoy, un concepto que debe desarrollarse, pero que promete numerosas oportunidades y alternativas para infinidad de industrias, entre ellas la hotelera.

 

A día de hoy, el sector hotelero es todavía reticente a esta transformación, pues son más las preguntas que las respuestas. En este sentido, Benjamín Garcés, nuestro CEO, recuerda que “hace unos años también existían dudas sobre la practicidad o no de los accesos digitales, la apuesta por los check in online, el contactless como herramienta para acceder a la habitación, realizar un pago o reservar una actividad”. “Sin embargo, a día de hoy son una realidad de lo más usual en muchos hoteles y cadenas hoteleras”, explica.

¿Qué es el metaverso?

La palabra ‘metaverso’ es un acrónimo de ‘meta’, que significa trascendente, y ‘verso’, que hace referencia al universo. El metaverso es la creación de entornos virtuales, siempre activos, donde las personas pueden interactuar entre sí con objetos digitales a través de representaciones virtuales o avatares de sí mismos. Se trata de una tecnología que combina aspectos de las redes sociales, la realidad aumentada, la realidad virtual y las criptomonedas, y al que el usuario puede acceder ya sea con auriculares, cascos o gafas, o simplemente desde su móvil u ordenador.

 

Hoteles en el metaverso y sus posibilidades

 

El potencial del metaverso en todos los sectores ha hecho que ya sea un tema de debate en el sector del turismo, donde se valora su aplicabilidad y oportunidad de negocio. Entonces, ¿cómo podría un hotel sumergirse de lleno en el metaverso para mejorar la experiencia del huésped y, a su vez, aumentar su volumen de negocio? A continuación enumeramos algunas de las posibles aplicaciones de esta tecnología en hoteles y explicamos de qué ventajas podrían beneficiarse.

1.Visualización en 3D

La realidad virtual ofrece al huésped la oportunidad de conocer al detalle las habitaciones del hotel antes de realizar su reserva en alguna de ellas. Así, el cliente sabe lo que va a encontrar incluso antes de llegar al mismo, convirtiéndolo en una potente herramienta de marketing para atraer visitantes.

2.Promoción de servicios y actividades

El metaverso se convierte en una magnífica herramienta para inspirar y emocionar con la futura estancia del huésped, pues a través de la realidad virtual este puede experimentar sensaciones sumergiéndose en las distintas actividades ofertadas. Esto supone un paso más allá en la venta de la experiencia turística.

3.Business travel

Otra de las oportunidades que puede ofrecer esta tecnología es la promoción del denominado business travel. Y es que el hotel puede plantearse tener entre su oferta la organización de reuniones y congresos en un entorno virtual –muy parecido al real– en el que los participantes pueden interactuar entre ellos. El metaverso ofrece así la posibilidad de ‘transformar’ los viajes de negocios, lo que puede ayudar a reducir las emisiones y, por ende, el impacto sobre el medio ambiente. 

4.Productos digitales exclusivos

Algunos hoteles y cadenas hoteleras ya han apostado por los NFT (Non -Fungible Token), un concepto estrechamente ligado al metaverso. Se trata de productos únicos, que pertenecen exclusivamente al huésped, y que permiten al usuario vivir diferentes experiencias virtuales, como asistir a un concierto en su propia habitación o celebrar una fiesta privada. Las posibilidades son infinitas.

5.Marketing

Y si hablamos de la presencia de un hotel en un espacio relevante del metaverso, esta acción servirá como una potente herramienta de marketing para impulsar el negocio. Aunque la idea de comprar terrenos virtuales todavía resulta para muchos descabellada, ya son algunas las empresas que han comenzado a estudiar la posibilidad real de estar presentes en el metaverso. De hecho, hace algunos meses una de ellas desembolsó nada más y nada menos que tres millones de euros para adquirir un terreno digital. Suena a broma, pero numerosas compañías de todo el mundo ya están facturando en dinero real tras desarrollar proyectos inmobiliarios en diferentes plataformas digitales. 

6.Capacidad

Algunos hoteles podrían generar más ingresos en el metaverso que en el mundo físico. ¿Cómo? La respuesta es sencilla. A diferencia de la capacidad de los hoteles en la vida real tal y como la conocemos, el número de huéspedes en este mundo virtual es ilimitado.

 

Entonces, ¿tendrían que comprar los hoteles parcelas virtuales ubicadas en alguno de los principales metaversos (como Decentraland o The Sandbox) y construir su hotel virtual? Lamentablemente, esa respuesta no la tenemos. Lo que sí es cierto es que la tecnología avanza a cada segundo, una evolución innegable a la que las empresas, también en el sector hotelero, deberíamos estar abiertos a aceptar y adaptarnos.